N E X O A B O G A D O S

Cargando

chantaje amenaza y extorsión

La ley penaliza a cualquier persona que utilice los chantajes, amenazas y extorsiones para perjudicar a un ciudadano.

Si estás siendo víctima de estos casos, te diremos qué hacer frente a esta situación para castigar a los que te están amenazando.

2 Casos comunes de chantajes, amenazas y extorsión.

Hemos atendido casos donde un delincuente con perfil falso en una red social, establece relación de amistad con la víctima y al obtener fotos íntimas de ésta, comienza a chantajear por sumas de dinero o más contenido sexual, a cambio de no publicar las fotos obtenidas.

También hemos visto un aumento en casos de hombres que son contactados a través de una red social, por chicas que inician conversaciones muy cercanas, llegando a mostrar imágenes íntimas a la víctima.

Para luego decirles que son menores de edad y que han sido grabados en la conversación. De este modo proceden al chantaje o la extorsión.

Diferencia entre chantaje, amenaza y extorsión.

Primero que nada vamos a diferenciar estos tres términos.

La amenaza es cuando alguien te intimida diciendo que cometerá algún mal en tu contra, de tu familia o propiedades.

Puede ser un vecino que dice que quemará tu casa o te amenaza con hacerte un daño físico.

El chantaje es cuando alguien te pide algún beneficio a cambio de no difundir alguna información privada o de no difamarte.

Por ejemplo, los casos en que alguien te toma una foto comprometedora con una persona y te pide dinero a cambio de no enviársela a tu esposa.

La extorsión, al igual que el chantaje persigue un beneficio al obligar a una persona a realizar algún acto en contra de su voluntad, pero con la variante que puede incluir un componente de violencia física.

Por ejemplo, el delincuente puede secuestrar un familiar para pedir a cambio una suma de dinero.

¿Qué hacer en caso de amenaza, chantaje o extorsión?

Si la situación se está dando en redes sociales, lo más recomendable es cortar la comunicación con el agresor y suspender la cuenta, no recomendamos eliminarla sino sólo suspender.

Dirigirse a la PDI, o a la fiscalía o a cualquier tribunal de garantía de su elección.

Los documentos a llevar, es cualquier información que respalde la situación o realizar el relato de lo sucedido  para que fiscalía proceda a comenzar la investigación formal del hecho.

Tanto la víctima como un tercero que presenció el situación, pueden hacer la denuncia.

La fiscalía tipificará a qué tipo de delito dentro del código penal pertenece la denuncia, si es una amenaza, un chantaje o una extorsión, dada la naturaleza de los hechos.

Luego, la fiscalía podrá presentar la causa al juzgado con la mejor estrategia.

Cuando la amenaza o intimidación se dá dentro del núcleo familiar, la víctima puede pedir protección a la fiscalía y se pueden dictar medidas para alejar al agresor del hogar o prohibirle que se acerque a la denunciante.