N E X O A B O G A D O S

Cargando

deuda o embargo

Primero que todo es necesario aclarar que si en algún momento recibes algún tipo de llamada telefónica, mensaje de texto o correo electrónico que indique que puedes estar en caso de un embargo, presta mucha atención ya que podría tratarse de una reprochable táctica para pagar apresuradamente mucho más de lo que en definitiva corresponde a tu monto original.

En relación a esta materia se debe tener siempre presente que no puede existir un embargo sin antes un proceso judicial, esto quiere decir en palabras simples que sólo puede ser decretado por un juez en la tramitación de un juicio ejecutivo.

Un juicio ejecutivo corresponde a un juicio especial que tiene como objetivo llevar a cabo los actos necesarios para obtener su cumplimiento. Para dar inicio a un juicio se requiere tener un título ejecutivo, estos se encuentran establecidos en el artículo 434 del código de Procedimiento Civil.

El embargo es una figura legal que consiste en la aprehensión real o simbólica de los bienes de una persona  para obtener el cumplimiento forzoso de una obligación cuando esta no se haya cumplido en términos de tiempo y forma.

Cabe destacar que los bienes embargados no pueden adjudicarse y cualquier contrato que exista en base a ellos es absolutamente nulo.

El juicio ejecutivo puede terminar con una sentencia absolutoria o condenatoria. En el primer caso, el demandado tiene derecho a algunas excepciones establecidas en el artículo 464 del código de procedimiento civil e implica que puede alzarse el embargo, recuperando así las cosas embargadas y todas las facultades que tenía el demandado y que debido al embargo perdió transitoriamente.

En caso de resultar condenado a pagar la obligación por la cual fue demandado, los bienes embargados serán rematados para así obtener los fondos suficientes que permitan pagar la obligación.

Lo más importante en esta materia es tener presente que nunca una empresa de cobranza, banco, automotora, tienda de departamentos o supermercados puede amedrentar o embargar sus bienes, ya que para ello es necesario iniciar un juicio ejecutivo para que el juez ordene a proceder con el embargo.

En caso que seas víctima de constantes amedrentamientos por parte de alguna empresa de cobranza u otra institución, puede denunciar el hecho al Ministerio Público, ya que se podría configurar el delito de amenazas por parte de quienes intimidan.

Para finalizar,  recuerda que la mejor forma de evitar problemas en esta materia es endeudarse de manera responsable ya que así pueda ser capaz de pagar todo lo que debe a tiempo.