N E X O A B O G A D O S

Cargando

detener un embargo

1.- Debes tener en cuenta que no puedes vender ni ocultar los bienes embargados

Si lamentablemente tus bienes fueron embargados, debes saber que sigues siendo dueño de ellos, por lo que puedes seguir utilizándolos, pero bajo ninguna circunstancia puedes venderlos o cedérselos a otra persona. Según el Código Civil, en caso de que vendas o cedas tus pertenencias, sólo logrará que salgas perjudicado legalmente. Tampoco puedes esconder o trasladar a otro domicilio los bienes que fueron embargados, ya que estarías cometiendo un delito.

2.- Existen bienes que no se pueden embargar

Si estás preocupado por tus bienes personales básicos, debes saber que la ley se encarga de señalar un listado de aquellas pertenencias que no pueden ser embargadas bajo ninguna circunstancia. Estos son, por ejemplo, las remuneraciones de un trabajador (hasta el 50%), pensiones de alimentos, herramientas de trabajo y utensilios caseros.

3.- Puedes pedir una sustitución del embargo

En el caso que dentro de los bienes embargados se encuentren bienes de valor especial para el deudor, la ley permite que todos aquellos bienes sean retirados del embargo haciendo un depósito previo en el tribunal con el dinero suficiente para completar el pago de la deuda original. De esta forma, la deuda es saldada con dinero y es posible recuperar la pertenencia apreciada.

4.- Debes inscribir el embargo

Esta condición es aplicable sólo a los bienes raíces, ya que en este caso, el embargo debe ser inscrito en el Conservador de Bienes Raíces. Esto funciona como una medida de protección para terceras personas que  podrían resultar interesadas en comprar dicho bien raíz.

5.- Tienes la opción de presentar una tercería

Las tercerías se presentan mediante personas externas al demandante y al demandado. Su objetivo principal es proteger los intereses de aquellas personas que sean ajenas a la deuda.